¿Vivo de lo que quiero o de lo que puedo?

hago lo que quiero

Mis recuerdos en la preparatoria y en la facultad de como quería mi futuro no fueron necesariamente relacionadas al marketing o desarrollo web, mi primera opción fue la arquitectura, y se me daba muy bien, puedo decir que me gustaba pero no que me encantaba, luego intenté con la música (nada que ver, lo se) pero los requisitos de la escuela tampoco eran de mi agrado, así que decidí estudiar diseño gráfico, terminé mi carrera pero como sabrán mi enfoque es muy distinto.

En unos días voy a cumplir 27 años, para unos será una corta edad para otros la suficiente, la verdad la edad es solo un número, lo importante no es cuánto se vive sino cómo se vive, en una ocasión fui a una entrevista de trabajo donde me ponían como el favorito, pero cuando me preguntaron por mi edad (en ese entonces 24) me dijeron que me faltaba mucho por aprender, no importó ni me experiencia laboral, ni mi dominio sobre el puesto al que iba, pero al parecer mi edad sí importaba y mucho, en ese entonces yo no tenía trabajo, ni dinero, pero no estaba dispuesto a trabajar en cualquier cosa, yo sabía que mi trabajo valía mucho y aún lo creo, la cosa aquí es que era el único que creía eso.

Tiempo después empecé a trabajar por mi cuenta solo por unos meses, para mi sorpresa una empresa de nivel internacional se interesó en mi trabajo, ofreciendo buen salario pero pesimo horario, al final lo acepte, necesitaba dinero y era un lugar donde si valoraban mi trabajo, duré un año, aprendí mucho, sobre todo cómo se trabaja a distancia, tenía proyectos en Perú, Miami, México, entre otros, fue muy divertido la verdad, al finalizar el año me ofrecieron un trabajo en el área de telecomunicaciones, gracias a las recomendaciones de un buen amigo, aquí aprendí más que en cualquier otro lugar, sobre todo cosas negativas, pero necesarias, como el hecho de que los jefes pueden tomar decisiones poco coherentes y de cómo gente tan buena en su trabajo es detenida por jerarquías.

Entro lo bueno y lo malo todo era necesario en mi vida, sin las malas y las buenas experiencias no podría ser quién soy ahora, mi vida laboral estuvo amarrada a grandes sueldos y a no tener ni un peso, pero lo importante es que me enseñó en donde quiero y no quiero estar, se que no quiero estar en una empresa, se que quiero trabajar mucho, sé que debo seguir aprendiendo, y sé que no quiero desperdiciar mi tiempo, ahora se muchas cosas que hacen más fácil tomar decisiones.

Hoy puedo decir que vivo de lo que quiero y no de lo que puedo, hoy trabajo por mi cuenta, gracias a mis experiencias de vida, entendí que una empresa no me dará eso que quiero, un sueldo puede parecer mucho o poco, pero el estar feliz con lo que haces te dará mucho más en todos los aspectos, mayor libertad de tu vida, mayor libertad financiera, mayor libertad en tu persona.

Existe un miedo inutil que nos meten en la cabeza desde la primaria cuando nos dicen “tienes que estudiar para que puedas tener un buen trabajo” y no me mal entiendan, la escuela es necesaria, lo que sobra es el comentario, Ken Robinson menciona en su libro EL ELEMENTO, que en sus conferencias hace dos preguntas la primera es ¿Qué tan inteligente te consideras? pueden existir muchas formas de medir la inteligencia que creemos tener, aunque eso no es importante para lo que quiero explicar, lo interesante es la segunda pregunta y la que a mi parecer es la acertada y es la siguiente: ¿En qué te consideras inteligente?, ¡Cabum! Pues claro, yo no puedo ser más inteligente que el bailarín que consigue dominar el control de su cuerpo y que se que yo no lo haré ni con práctica, tampoco puedo ser más inteligente que el chef que domina las mejores recetas de carne, es absurdo creernos mejores que los demás cuando todos tenemos diferentes tipos de inteligencia, lo que sí es importante saber es en qué soy bueno y que aparte me sienta feliz de hacerlo, el bailarín domina el baile porque ama bailar, práctica a diario por su pasión, así que podemos decir que la inteligencia real proviene de explotar eso que nos gusta.

Para ya cerrar el tema les quiero decir que no importa si alguien te hace comentarios negativos sobre lo que haces, recuerda cómo inició Apple, Amazon, incluso Netflix, no todo inicia de la mejor manera, pero es importante no rendirse, si tu sueño es tener cierto puesto, poner una empresa, o cualquier otra cosa, no te rindas, disfruta de tus triunfos y aprende de tus errores, mantén encendida esa llama que te hace vivir, sigue disfrutando de lo que haces, y si puedes vivir haciendo lo que te gusta hazlo, sólo tienes una vida y tu decides como vivirla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *